EJERCICIO PRÁCTICO 9 DE SCRATCH

jueves, 25 de septiembre de 2008

Ensayo Educación Informática ¿Porqué? y ¿Para qué?

Los avances tecnológicos en los últimos años, ha sido la pauta para el cambio en las actividades diarias y cotidianas de los seres humanos, como ejemplo encontramos el uso del microondas. Educación, no podía ser inmune a estos cambios por lo que se ha incorporado la informática con la finalidad de apoyar el proceso enseñanza aprendizaje.
A partir de la década de los 70`s, se incorporaron en las escuelas primarias herramientas tecnológicas, con el objetivo de fortalecer los contenidos programáticos mediante la utilización de programas computacionales educativos y la videoteca Escolar. El acceso de los niños a esta tecnología era nula, pues su uso era exclusivo del maestro que tuviera interés en trasmitir algún video.
El porqué se ha considerado la incorporación de esta herramienta, lo constituye el hecho de la creencia de que con ello se mejorará el proceso de enseñanza aprendizaje en las aulas aumentando la calidad en la educación. El para qué, está determinado por las formas en que cada niño recibe la información y aprende, las herramientas tecnológicas incluyen los tres niveles: el visual, el auditivo y el kinestésico, un ejemplo de ello lo constituye el Programa Enciclomedia. De igual manera y de acuerdo a Jaques Delors (1999), con las tecnologías los estudiantes se adaptan a un mundo en permanente cambio, aplicando los cuatro aprendizajes fundamentales, a lo que él denomina los cuatro pilares de la educación: Aprender a conocer (aprender a aprender), aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser y a lo que Morín denomina “aprender una ética de la comprensión planetaria”.
Algunos otros propósitos han sido, que los alumnos, desarrollen las aptitudes generales de la mente mediante el desarrollo de competencias, refuercen las actividades curriculares a través de diversos proyectos, con la asesoría de un responsable y del profesor de grupo en un trabajo colaborativo.
Lo verdaderamente sorprendente es que el crecimiento de la tecnología en las aulas no es sinónimo de eficacia de la educación. La inversión ha sido considerable, pero no ha impactado en la calidad de la educación en México, como quedó demostrado en los exámenes de ENLACE y la prueba PISA, que miden el rendimiento escolar.
Desarrollar y expandir el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación en la Educación básica, sigue siendo un factor determinante para que cambie la forma de enseñar en las escuelas primarias.
Actualmente, con el gobierno del Presidente Felipe Calderón, la Lic. Josefina Eugenia Vázquez Mota, Secretaria de Educación, alinea los objetivos sectoriales con los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 y con las metas de la visión 2030, en su documento denominado Programa Sectorial de Educación 2007-2012[1], que a la letra dice: “Objetivo 3, Impulsar el desarrollo y utilización de tecnologías de la información y la comunicación en el sistema educativo para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, ampliar sus competencias para la vida y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento.
El uso didáctico de las tecnologías de la información y la comunicación, para que México participe con éxito en la sociedad del conocimiento. Se promoverán ampliamente la investigación, el desarrollo científico y tecnológico y la incorporación de las tecnologías en las aulas para apoyar el aprendizaje de los alumnos. Se fortalecerá la formación científica y tecnológica desde la educación básica, contribuyendo así a que México desarrolle actividades de investigación y producción en estos campos”.
La revolución tecnológica no es más que una creación de la mente humana, que permanentemente realiza invenciones que modifican lo que hasta el momento se conocía, lo que es más sorprendente, es que actualmente este cambio es más ágil y versátil, lo que antes era ciencia ficción, hoy se ha convertido en realidad. Por ello es seguro que en educación éste es nuestro mayor reto: aceptar lo cambios, analizarlos, aprenderlos, vivirlos, crearlos y esperar la siguiente modificación, este parece un ciclo sin fin, como la vida misma. Hacer que nuestros niños tengan esta habilidad de crear, utilizar, mejorar, modificar y cambiar sus procesos, realmente parece una tarea difícil de realizar, si nosotros no emergemos en las mismas condiciones.
Si hemos sido capaces de todas estas maravillas, seguramente lograremos que la educación tenga el mismo ritmo, es cuando veremos la “Revolución Tecnológica Educativa”, que no debe esperar más. Por ello rompamos los estigmas, las políticas, burocracia y todo aquello que obstaculice el cambio.

REFERENCIAS:
SEP. Programa Sectorial de Educación 2007-2012. Recuperado el 25 de febrero de 2008, de http://www.sep.gob.mx/work/appsite/Programa%20Sectorial/prog_sec.pdf


López, I., Romo, M. y López, D. ¿Eres visual, auditivo o kinestésico? Estilos de aprendizaje desde el modelo de la Programación Neurolingüística (PNL), Recuperado el 10 de septiembre de 2008, de: http://www.rieoei.org/deloslectores/1274Romo.pdf

Delors, J. (1999). Los cuatro pilares de la educación. La educación encierra un tesoro. El correo de la UNESCO, pp. 91-103. Recuperado el 15 de septiembre de 2008, de: http://cecte.ilce.edu.mx/seiem/file.php/5/sesion0/lecturas/02_delors_jaques_cuatro_pilares.pdf

Morín, E. (1999), Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. UNESCO. Recuperado el 15 de septiembre de 2008, de: http://cecte.ilce.edu.mx/seiem/file.php/5/sesion0/lecturas/02_morin_siete_saberes_para_educacion.pdf